Explosión de color

Postres

IMG_3005.JPG

En verano la fruta suele ser más apetecible, refrescante y colorida en comparación con la de otoño-invierno. Eso lo sabemos todos. Pero eso no puede ser una excusa para dejar de tomar fruta cada día.  Así que en el post de hoy compartiré con vosotros una idea de macedonia que me tocó preparar el otro día en mi casa.

Cuando empecé a pensar en el postre pensé que no tendría fruta suficiente para preparar la macedonia porque no había melocotones, ni fresas, ni sandía… frutas típicas de verano que suelo utilizar.  Pero después de echarle dos vistazos a la nevera conseguí mezclar unas cuantas frutillas y me salió una macedonia riquísima.

Y nada aquí os dejo la receta, no tiene mucho misterio, pero bueno son ideas con frutas de temporada (granada, pera, manzana y mandarina) que nunca van mal.

La clave de este postre es el color. Ya sabemos que las frutas de otoño-invierno suelen ser mas apagaditas(como por ejemplo la manzana y la pera) pero podemos combinarlas con otras (como la mandarina y la granada) que ahora son fáciles de encontrar en el supermercado. Y también podemos añadir otras que tenemos durante todo el año (como por ejemplo el kiwi y el plátano) para así darle esa vidilla a los platos que tanto nos gusta.

INGREDIENTES:  (para 4 personas)

  • 2 mandarinas
  • 2 kiwis
  • 1 plátano grande
  • 1 pera
  • 1 manzana
  • Granada (al gusto)
  • Un puñado de arándanos.

PREPARACIÓN:

  1. Pelar todas las frutas y cortar a dados. Recomiendo seguir este orden: plátano, manzana, pera, mandarina (corté los gajos en 2), kiwi, granada y arándanos. Así antes de servir nos queda un colorido chulo y muy apetecible.
  2. Servir y disfrutar.

Os tengo que confesar que en mi casa solemos añadir pepitas de chocolate negro a las macedonias.  Pero eso cada uno a su gusto. Nosotros lo ponemos en un bol en la mesa y cada uno se sirve el chocolate que le parece conveniente 😉

Y ya sabes, si sobra la puedes meter en un tupper y te la comes cuando quieras, es un snack perfecto a cualquier hora. ¡La fruta es siempre bienvenida!

IDEAS CON SOBRAS DE MACEDONIA:

  • Bol de macedonia sola para cualquier hora (desayuno, merienda, postre).
  • Yogur natural con macedonia. Ideal para merendar.
  • Desayuno completo: Yogur, macedonia y muesli integral.
  • Ensalada afrutada: Atrévete y mezcla fruta con lechuga, un poco de aceite de oliva virgen extra, vinagre de módena, frutos secos y LISTO. ¡Pedazo ensalada en un plis plas!
  • Triturarlo todo con un poquito de hielo y hacerte un smoothie.
Anuncio publicitario

Quinoa a la italiana

Ensaladas, Entrantes, Quinoas

IMG_3405

Con este post os dejo una nueva incorporación en la sección de: “salpimiéntate con antelación”. Es decir, con otra receta de tupper para llevar allá donde vayamos. Pero esta vez con un toque italiano. O así lo llamo yo. Porque seimpre que añado mozzarella, tomate y pesto a un plato ya me siento una auténtica “italiaaaani”.

Así que nada, aquí os dejo las pautas a seguir para que también vosotros os convirtáis auténticos italianis durante la hora de la comida 😉

Los ingredientes son fáciles, no te digo cantidades exactas porque después te explicaré como preparo este tipo de tupers en 5 minutos. Eso sí, requiere preparación previa.

INGREDIENTES

  • Quinoa
  • Aguacate
  • Tomates cherry
  • Mezcla de lechugas (rúcula y espinaca por ejemplo)
  • Mozzarella
  • Pesto

Preparación PREVIA:

Un día que tengas tiempo (para mí normalmente son los domingos) piensa y planifica tus menús de la semana. No hace falta que lo cumplas al 100% pero está bien planificar un poco. Así, el día que te toque preparar los tuppers con prisas o no quieres perder mucho tiempo cocinando te saques un platazo delicioso, saludable y en poco tiempo. ¿Magia no?

Como todos sabemos, la magia no existe. Lo que de verdad existe es la preparación antes del gran truco. Por eso, lo que haremos en este caso (cuidado que os voy a contar el super truco de la vida) es hervir agua en una olla y cocer la quinoa. MUCHA QUINOA. La cantidad que recomiendo es como para 4-5 personas. Una vez cocida la quinoa (son 15 min aprox desde que rompe a hervir el agua), la escurres, dejas que se enfríe y la pones tooooda en un tupper y a la nevera (aguanta 1 semana en la nevera perfectamente).         ¡Y tachan! La «magia» ya estaría.

¿Por qué os digo «magia»? Pues porque ya tienes preparada la base de tus comidas o cenas para 4-5 platos. Es genial porque si un día vas con prisas la mezclas con una ensalada que tenías por ahí colgada en la nevera y listo. Otro día le añades un poco de lentejas, le echas algún que otro aliño y…¡tachan!. O por ejemplo, puedes también mezclarla con pollo y algunas verduritas al horno que puedes tener también preparadas en otro tupper… ¿Fácil no?

Como veis, la quinoa una base «mágica», que combina con todo. Un alimento muy completo, rico en proteína vegetal (perfecto para aquellos que siguen dietas vegetarianas/veganas), es un alimento saciante, con alto contenido en fibra y en muchos micronutrientes. Eso sí, sola no está muy buena así que no te recomiendo comértela a cucharadas… jeje Así que recuerda: combinala con algo siempre!

ELABORACIÓN DEL SUPERTUPPER:

  1. Coger la quinoa mágica de la nevera.
  2. En el tupper que te vas a llevar, añadir 4 cucharadas de quinoa.
  3. Cortar 6 tomates cherry por la mitad o en cuarto. Cortar también medio aguacate en daditos y media mozzarella.
  4. Añadir todos los ingredientes anteriores al tupper.
  5. Por último, añadir pesto al gusto (yo suelo utilizar 3 cucharaditas).
  6. Cerrar bien el tupper, y meterlo en una bolsa para así impedir que se nos pringue la mochila/bolso o donde quiera que llevemos el tupper.
  7. Si puedes, es recomendable guardar el tupper en frío.
  8. A la hora de comer mezclarlo todo, servir y disfrutar.

A este tupper no suelo añadir ni aceite ni sal porque el pesto ya tiene mucho gusto, mucho aceite y ya por sí solo da buen sabor al plato, pero si quieres salpimientarlo un poquito ADELANTE, eso dependerá de tu paladar 😉

Pastaccio

Entrantes, Pasta, Segundos, Verduras

IMG_0307

La receta de hoy es una modifiación de un carpaccio que probé en un restaurante. Estaba tán bueno que pensé que si le añadíamos un poco más de contundencia y un poco más de «salsuli» podría ser un completísimo plato único y así ahorrarnos el segundo plato que a veces nos cuesta tanto combinar. Con contundencia me refiero a añadirle pasta al carpaccio. De ahí  sacamos el nombre de la receta, es decir, un delicioso PASTACCIO. Como podéis ver no me he complicado mucho con el nombre pero tiene su gracia 😉

Es un plato diferente pero pienso que es una forma creativa de preparar unos espaguetis. A ver qué os parece.

img_0308.jpg

INGREDIENTES:

(4 personas)

  • 60 gramos de espaguetis
  • 25 gramos de queso de cabra en taquitos
  • 100 gramos de calabacín laminado
  • 20 gramos de tomate seco en aceite
  • 1 puñado de nueces o piñones (vamos algo que le de ese toque «cruchy»)
  • Para la salsa:
    • 5 cucharadita de acite del tomate seco
    • 2 cucharaditas de olivada
    • 1 cucharadita de pesto

PREPARACIÓN:

  1. Hervir la pasta y reservar.
  2. Lavar y cortar en laminas muy finas el calabacín y reservar. No, el calabacín no lo cocinaremos, al cortarlo finito quedará elegante y delicioso, no hace falta cocinarlo.
  3. Cortar el queso de cabra y el tomate seco en taquitos. Reservar.
  4. Preparar la salsa: En un bol añadir la olivada, el pesto y el aceite de los tomates secos. Las medias que doy son orientativas, puedes hacer más salsa si quieres, eso dependerá del chef.
  5. Trocear las nueces o si has escogido piñones, puedes tostarlos un poco en la sartén (le dan un gustillo muy bueno).
  6. Mezclar todos los ingredientes en un bol.
  7. Servir y disfrutar.

IMPORTANTE: Si te lo vas a comer inmediatamente aconsejo cocinarlo y servirlo al momento. Sino recomiendo guardar los ingredientes a parte, sobre todo la salsa y juntarlos todos justo antes de comer. Mas que nada os digo esto porque la salsa reposada durante mucho tiempo en el bol puede enegrecer el plato y darle un gusto menos apetecible.

Ah! se me olvidaba, a mí me gusta este plato caliente, pero también a alguno de mis conejillos de indias lo prefieren frío así que… ya me diréis vosotros que versión os gusta más 😉

Patata asalmonada

Ensaladas

IMG_2346

La receta de hoy no es nada del otro mundo. Es otra idea para nuestra sección de salpimiéntate con antelación es decir para triunfar y disfrutar de nuestros tuppers allá donde vayamos como por ejemplo en la universidad o para algunos ya en la ofi.

Tiene ingredientes fáciles de encontrar en un supermercado pero la clave del plato está en la salsa. Como dicen en inglés la salsa es un ”dressing” porque viste al plato, le da ese puntillo especial y diferente. Así que manos a la obra y recordad: ¡No os dejéis la salsa en casa!

INGREDIENTES: (4 Personas)

  • 750 gramos de patata pelada
  • 2 cebollas moradas
  • 1 pepino
  • 150 gramos de salmón ahumado
  • 70 gramos aproximadamente de lechuga (por ejemplo: mezcla de rúcula, espinacas)
  • 1 yogur griego natural
  • 4 cucharaditas de vinagre de vino blanco
  • 2 cucharadas de miel
  • Una pizca de sal
  • Eneldo al gusto

PREPARACIÓN

  1. Lavar, pelar y cortar en cuartos las patatas.
  2. Hervir las patatas hasta que se cuezan.
  3. Mientras las patatas se están cociendo, preparar en un bol la salsa. Mezclar el yogur con vinagre de vino blanco, la miel, la sal y eleneldo. ¡Y la salsa ya estaría!
  4. Cortar la cebolla en juliana y el pepino en rodajas y después dejarlos en remojo en la salsa hasta que las patatas estén listas.
  5. Sacar las patatas y escurrir el agua.
  6. Cortar el salmón a tiras.
  7. Colocar en una fuente/tupper la base de patata, después colocar la lechuga, el pepino, cebolla y por último el salmón.
  8. Añadir la salsa. Si ves que hace falta más salsa, porque eres muy salsero, puedes hacer más. Pero recuerda las proporciones 3:2:1 (yogur, vinagre, miel). Si quieres evitar correr el riesgo de que la salsa chorree por el camino puedes guardarla en un botecito con rosca a parte y la añades al plato una vez llegues a la oficina.
  9. Refrigerar hasta la hora de servir. Es muy importante servir este plato frío así que no te olvides de guardarlo en la nevera una vez llegues a la oficina.
  10. Servir y disfrutar.

 

Tabulé 3 hierbas

Couscous, Entrantes

IMG_8414

La receta de hoy tiene aún ese toque “summery” que nos ayudará a aterrizar de una forma más agradable y suave en este mes de septiembre que acaba de comenzar. La gracia de este plato es que contiene tres hierbas que no todo el mundo suele juntar pero esta mezcla le da ese toque diferente de otros tabules.

Las cantidades dependen de lo atrevidos que seáis pero recomiendo utilizar mucho perejil (1 puñado) y mucha menta o hierbabuena (1 puñado) y usar en menor cantidad el cebollino o cilantro (medio puño o menos).

La elaboración de este plato es muy sencilla porque se trabaja en crudo y solo se tiene que cocer el cous cous y tostar los piñones. Para que os hagáis una idea, me he pasado más tiempo buscando ingredientes que cocinando. La historia tiene su gracia porque intentando buscar las 3 hierbas claves de este plato me he dado cuenta de que no quedaba cilantro en ninguno de los 5 supers analizados. Entonces he llegado a la conclusión de que quizás los lunes las existencias de cilantro están agotadas para todo el mundo ya que todos me han contestado lo mismo “el cilantro llega mañana”. Así que como no iba a renunciar a la cocina del día he decidido buscar un sustituto* y he utilizado cebollino. Ya sé que son diferentes pero ha sido un cambio que al probar el plato ha encajado perfecto. Así que ya sabéis, si compráis los ingredientes un lunes no busquéis cilantro comprad cebollino! 😉

INGREDIENTES

(4 personas)

IMG_8416

  • 250 gramos cous cous
  • 210 gramos agua
  • 2 cucharadas de aceite
  • 1 cucharadita de sal
  • 2 pimientos verdes
  • 2 tomates
  • 1 cebolla morada pequeña
  • 2 tomates
  • 30 gramos de piñones
  • Zumo de 1 limón
  • Pimienta al gusto
  • Cilantro o cebollino*
  • Perejil
  • Hierbabuena/Menta

PREPARACIÓN

  1. Hervir el agua.
  2. Mientras tanto en un bol añadir el cous cous + 1 cucharada de aceite + una pizca de sal y mezclar con un tenedor.
  3. Añadir el agua con el cous cous  en un bol y tapar con un plato para que el vapor no se vaya y se cueca bien el cous cous.
  4. Lavar y cortar en cuadraditos los pimientos, la cebolla y los tomates. (Es importante “despepitar” y sacar el agua de los tomates para así dejar solo la parte rígida, es decir la pared del tomate). Sino el plato te quedará aguado.
  5. Tostar los piñones en una sartén (sin aceite).
  6. Mezclar todos los ingredientes en un bol/tupper.
  7. Exprimir el zumo de un limón y añadir a la mezcla.
  8. Cortar las 3 hierbas en trozos pequeños (y acuérdate de escoger entre cebollino o cilantro, todo dependerá de si es lunes o no) 😉 . Las cantidades val al gusto pero para orientar un poco en la descripción del plato os he dado una referencia.
  9. Añadir una pizca de sal, una cucharada de aceite, pimienta y mezclarlo todo.
  10. Servir y disfrutar.

El post de hoy forma parte de una colaboración con CoCooking, una plataforma digital que permite crear y disfrutar de eventos durante los descansos de la jornada laboral. Decidí colaborar con ellos porque me sentía muy identificada con una de sus dinámicas, la de tupper sharing.
Durante mis prácticas en Cambridge, al tener una jornada completa tenía siempre mi «lunch break». Comía de tupper cada día y es así como surgió a lo que llamé «salpimiéntate con antelación» pero aun y así al haber innovado mis tuppers, muchas veces comía sola y las comidas se me hacían eternas. Y después de conocer CoCooking pensé que mis comidas en Cambridge hubiesen sido más divertidas si CoCooking hubiese estado implementado en mi espacio de trabajo ya que éramos muchas personas compartiendo edificio y nadie se conocía. Así que ahora estoy colaborando con ellos con recetas para la dinámica de tupper sharing.

Menú cabañero

Aperitivos

Los canguros son geniales para los estudiantes, creo que es la mejor forma de ganar dinero en poco tiempo. Pero claro, este trabajo no es fácil, se necesita una buena dosis de paciencia e imaginación y estoy segura de que a más de uno se le acaban las ideas.

El motivo de este post no es ni nada más ni nada menos que daros alguna idea de qué hacer con los peques durante un canguro. Porque, a veces se te cruzan y creo que el post de hoy  es una buena forma de descruzarlos y salpimientar con ellos la cena.

El miedo de mucha gente durante un canguro es que los padres te pidan dar de comer a los niños y confíen en tus habilidades culinarias para alimentarlos. A mi me pasó algo parecido, hice un canguro largo y tuve que ingeniármelas para que los niños comiesen a gusto, contentos y juntos.  Durante unos días comimos cosas normales como pasta, arroz a la cubana, ensalada…  Pero hubo un día en el que hacía falta cambiar de aires y se me ocurrió proponerles el montar una cabaña y cenar dentro de ella. Fue todo un éxito porque este tipo de actividades cambia el chip a los niños, todos colaboran, aportan sus ideas y juntos montan un pequeño refugio para jugar y cenar. También les pregunté qué podíamos preparar para comer dentro. Me contestaron que bocadillos de jamón y queso era una buena opción. Así que me puse manos a la obra, en 30 minutos ya teníamos la cabaña hecha, los bocadillos listos y unas ganas locas de cenar.

Al final el menú cabañero estaba compuesto de: bocadillos de jamón, un resto de ensalada mixta del medio día y un buen bol de sandía fresquita.

Hice un experimento con los bocadillos y les encantó así que aprovecho para compartirlo con vosotros.

BOCADILLOS DE JAMÓN

INGREDIENTES:

  • Pan de molde
  • Jamón dulce
  • Queso (tipo tranchetes o semicurado por ejemplo)
  • Mantequilla
  • Salsa de tomate artesana (la de Mercadona es la que más me gusta)

PREPARACIÓN:

  1. Calentar la sartén.
  2. Untar con mantequilla la parte exterior del pan (así quedará más crujiente y bien doradito).
  3. Rellenar los bocadillos con una loncha de jamón y una de queso.
  4. Ponerlos en la sartén e ir vigilando y cuando estén dorados darles la vuelta hasta que se dore.
  5. Retirar y cortar en diagonal de tal forma que quede en triángulos.

IMG_3195

3 Ingredientes

Segundos, Verduras

IMG_5917 2

Hoy vengo a compartir mi secreto para los días en los que se nos acaban las ideas pero queremos seguir comiendo sano y rápido. No hace falta recurrir a esta receta siempre pero como plan de emergencia es perfecto. Es un tupper que preparo en un momento y es de lo más healthy que uno puede llevarse a la oficina.

En mi nevera hay cosas que nunca faltan como por ejemplo huevos, brócoli y un buen taco de parmesano… Creo que ya inconscientemente lo tengo de emergencia para preparar este plato en un plis plas.

¿Cómo o hago? Es súper fácil, si vas preparado (mira el consejo 1 del final del post) no tardas más de 3 minutos. Así se hace:

INGREDIENTES:

  • 1/2 Brócoli
  • 2 Huevos
  • Parmesano al gusto
  • Aceite de oliva virgen extra al gusto

PREPARACIÓN:

  1. Hervir los huevos durante 7 minutos aproximadamente.
  2. Lavar y cortar el brócoli.
  3. Colocar el brócoli en un bol. Echar un chorrito de aceite, rallar un poco de parmesano encima del brócoli y calentar todo al microondas dos minutos (si te gusta el brócoli crujiente) o 4 minutos (si lo quieres más blandito).
  4. Pelar los huevos y cortarlos por la mitad.
  5. Servir y disfrutar.

*Primer Consejo: Normalmente cuando hago huevos duros hago para más de un día. Como por ejemplo, en el post anterior, si os fijáis, también hay huevo, herví 4 huevos para dos días. Entonces cuando voy con prisas, normalmente cuando hago este plato, ya los tengo preparados y solo tengo que pelarlos, calentar el brócoli dos minutos y listo.

*Segundo Consejo: Es importante acompañar este  plato con algún postre, sino sabrá a poco. Por ejemplo alguna fruta, un yogur….

*Tercer Consejo: Puedes añadir a esta receta una pizca de sal y pimienta, yo personalmente no lo hago porque me gusta así pero alomejor algunos lo encontráis algo sosillo.

Salpimiéntate con antelación

Entrantes, Quinoas

 

IMG_3407

Comer de tuper, es algo que la verdad nunca me ha gustado. Cuando vivía en Pamplona hacia lo posible por llegar a casa y poder cocinar al momento. Pero hay veces que por tiempo, logística y economía el tupper es la única solución.

¿Por qué todo este rollo del tupper? Pues porque ahora estoy haciendo prácticas en Cambridge y mi casa esta aproximadamente a 40 minutos en bici del trabajo, tengo unos 20 minutos para comer por lo tanto, no me da tiempo de ir a casa y volver a tiempo al trabajo… Como podréis ver, el tupper es la única solución al problema de las comidas durante la semana.

Así que bueno, aquí estoy. Llevo ya dos meses en Inglaterra y la verdad esto de los tuppers es más difícil de lo que pensaba.

Con difícil me refiero a que a veces cuesta echarle imaginación al tema. Ya sabemos que siempre se puede acudir a la mítica pasta con tomate, al arroz con pollo… Pero dándole vueltas he pensado que hacer tuppers siguiendo la línea de salpimiéntate, es decir saludables, variados, divertidos, rápidos y baratos sería una buena idea para continuar con el blog desde Inglaterra. Esta será una nueva categoría a la que he llamado salpimiéntate con antelación. El nombre lo dice todo ¿no? 😉  Además, estoy segura que a muchos de vosotros os irá de perlas ya que comer en la uni/trabajo es algo que hacemos muchos.

Y nada después de este rollo os doy ya la primera idea de tupper.Son ideas variadas, a veces incluso demasiado. Se nota que algunas comidas son las típicas de: Vamos a mezclarlo todo porque esto caduca YA!!! (los que vivís solos me entenderéis). Pero bueno una hace lo que puede jajaja. Espero que os guste!

INGREDIENTES:

  • 2 Huevos duros
  • Verduras variadas (aquí por ejemplo: Brócoli, pimiento rojo y puerro)
  • Quinoa (También puedes utilizar cous cous o arroz)
  • “Sweet potato”/ Boniato
  • Aceite y sal

 

PREPARACIÓN:

Aquí la preparación es diferente, va a lo grande!!!

Aquí en Inglaterra hago la compra aproximadamente cada semana, tengo el supermercado a 1 minuto caminando y por temas de espacio toca renovar la nevera cada semana.

Lo que hago es comprar verduras variadas y cuando vuelvo del trabajo las preparo TODAS. Es decir, las lavo y corto. Después las coloco en una bandeja del horno les echo un chorrito de aceite y una pizca de sal y AL HORNO. Son aproximadamente 10- 15 minutos a 180 grados.

Aprovechando que el horno está caliente lavo los boniatos, y los envuelvo en papel de aluminio y los meto en el horno. Esto lleva tiempo (normalmente los dejo como 1:30h en el horno) por eso cuando estoy por casa usando el horno aprovecho y los cocino.  Una vez cocinados, retiro el papel de aluminio, los pelo y los guardo en un tupper para cuando los necesite. Queda como un puré de patatas riquísimo!

Al mismo tiempo hiervo agua (uso el mítico termo para hacer té) Calienta el agua mucho más rápido. Cuando ya el agua esté hirviendo la coloco en dos cazos, uno para cocer la quínoa y en otro para hervir los huevos.

El resultado, en unos 7 minutos tienes los huevos listos y en unos 10 la quínoa.

Lo que hago es hervir mucha quínoa al igual que algún huevo de más y así ya los tengo listos para el resto de la semana. Lo mismo con las verduras, hago muchas y las guardo en un tupper.

A la hora de preparar la comida, por la noche lo que hago es coger un poco de verduras, otro poco de quínoa, dos huevos y un poco de boniato (sweet potato), un poquito de sal y listo! Y lo que sobra lo guardo en la nevera para la cena o para el tupper del día siguiente. Fácil no?

 

 

Mint&Mango

Desayunos, Zumos y Batidos

img_7267-2.jpg

En época de exámenes el tiempo es oro pero no podemos dejar de lado a la comida más importante del día ya que sin ella, el estudio puede ser de todo menos productivo…. Y como no queremos eso, os dejo una idea de desayuno para que lo petéis estudiando y os motivéis con este chute de energía, vitaminas y frescura! ÁNIMO QUE NO QUEDA NADA PARA NAVIDAD!!!

Ingredientes:

  • 1 cup de mango congelado (es la novedad de mercadona y soy fan!)
  • 1 plátano
  • 1 puñado de hojas de menta
  • 1 cup de leche semidesnatada

Preparación:

  1. Todo junto a la batidora y listo!!
  2. Servir y disfrutar

*TRUCO: Para limpiar la batidora de la forma más fácil posible es: Metes agua hasta la mitad del recipiente y le echas un chorro de jabón. La tapas y le das a la máxima velocidad. Aclaras y te queda RELUCIENTE!

Ah y si lo acompañas con unas tostadas con un poquito de queso o pavo tienes ya el desayuno COMPLETO!

Fácil, rápido y delicioso!!!

Rescatando plátanos

Postres

IMG_4895

Tiempo 1h 20 min

Como se nota que se esta acabando el mes y con el la comida. Bueno una de dos, o se acaba o se queda olvidada en un rincón de la cocina. Este mes ya he hecho dos pasteles de plátano o «banana bread» porque tenía unos cuantos plátanos ya a las últimas y la única forma de rescatarlos era haciendo este delicioso pastel. La verdad ha sido un exitazo. Me han pedido varias veces la receta así que he decidido compartirla para que la hagáis cuadno queráis 😉

Es una receta que me dió un amigo en estados unidos, la he modificado un poco porque habia algunos ingredientes que no tenía y el resultado me encanta así que comparto con vosotros la receta modificada que está riquísima. Es un pastel con mucho sabor y con mucha miga (a mí me encantan esos) . Y lo más importante es que es una receta con ingredientes básicos. Así  que lo podéis hacer cuando queráis, solo faltan ganas y un rato de horno para poder disfrutar de este delicioso postre, desayuno o merienda. Lo que tu quieras, déjalo en la mesa de la cocina y verás que vuela!

 

INGREDIENTES:

  • 4 plátanos ( cuanto más negros mejor)
  • 3 cups de azúcar blanco ( aunque a veces hago mitad de azúcar blanco y la otra de azúcar moreno )
  • 3 cups de harina
  • 1 cucharadita de levadura
  • 4 huevos
  • 1 yogur natural
  • 1 cup de aceite vegetal (yo utilizo aceite de girasol)
  • 2 cucharaditas de vainilla
  • canela al gusto

 

PREPARACIÓN:

  1. Precalentar el horno a 180ºC.
  2. Chafar los plátanos con un tenedor hasta que quede como un «puré de plátano» por decirlo de alguna forma.
  3. Añadir los plátanos con los huevos en un bol y batir. Seguidamente añadir el azúcar y mezclar.
  4. Añadir en el bol el yogur, el aceite, la vainilla y mezclar.
  5. Añadir la harina ( puedes tamizarla para que se vayan los grumos) y también la levadura . Mezclar suavemente con una espátula.
  6. Echar canela al gusto y remover un poco más con la espátula.
  7. Untar el molde con un poco de aciete de girasol o mantequilla y echar la mezcla.
  8. Hornear por una hora aproximadamente.
  9. Servir y disfrutar.